Pedro Aguilera: Los límites de uno mismo con el entorno

Festival de Cine de San Sebastián
 © Good Films S.L.

© Good Films S.L.

PEDRO AGUILERA ES UN DIRECTOR ESPAÑOL QUE HA TRABAJADO EN MÉXICO COMO AYUDANTE DE DIRECCIÓN DE CARLOS REYGADAS Y DE AMAT ESCALANTE. SU PELÍCULA DEMONIOS TUS OJOS COMPITIÓ EN EL FESTIVAL DE ROTTERDAM Y OBTUVO VARIOS PREMIOS EN EL FESTIVAL DE MÁLAGA. CONVERSAMOS CON PEDRO, Y NOS CONTÓ CUÁLES FUERON SUS OBJETIVOS AL HACER ESTA PELÍCULA Y CÓMO NOS AFECTA TANTA EXPOSICIÓN MEDIÁTICA EN NUESTRO DÍA A DÍA.
 

¿Qué metas u objetivos tiene el sacar esta película?
 El primer objetivo fue realmente hacerla, fue bastante complicado, ya con haberla hecho es una meta en sí misma. Y el segundo objetivo quizá fue superarme a mí mismo, es mi tercera película, y evidentemente uno cada vez intenta hacer algo mejor que la anterior, y sobre todo una película que me permitiera hacer otra más después, que hubiera una continuidad, y bueno creo que eso se ha conseguido.
 

Se aborda el tema de la saturación de las imágenes, ¿qué tanto nos afecta tanta exposición mediática en nuestro día a día?
 Nos afecta inevitablemente, estamos rodeados de imágenes constantemente, las imágenes han perdido su valor original, ya no sabemos qué significan, es bastante complicado analizar las imágenes porque estamos rodeados de ellas, pero pueden tener distintos tipos de significados, entonces se han vuelto muy ambiguas. Las imágenes antes pertenecían al mundo de lo profesional, una cámara sólo la tenía un profesional, un fotógrafo, un director de fotografía o un director de cine, entonces el creador de imágenes audiovisuales era una persona profesional, ahora no, ahora desde hace 20 años pongamos, o más, todo el mundo puede hacer una película en su casa.


La obsesión es un tema central de la película, y es una fuerza que la podemos usar tanto para bien como para mal, ¿cómo la tratas de reflejar en los personajes?
 
La película tiene distintos niveles de lectura y distintos temas. Es cierto que la obsesión puede ser uno de ellos, el deseo, pero también está la manipulación y los límites. Digamos que esta persona al ver algo que no debería haber visto, que de eso habla la película, que últimamente estamos viendo cosas que no deberíamos ver, estamos demasiado expuestos a la imágenes, pues este hombre ve una imagen erótica de su propia hermana, algo que a priori no tendría por qué estar viendo. Entonces toda la película es efectivamente esa obsesión por intentar sacar una respuesta del significado de esa imagen, de si realmente uno se puede erotizar con su hermana a base de una creación audiovisual. La creación audiovisual es casi más erótica que la mujer real, y a partir de ahí empieza un juego de manipulación que nos lleva un poco también a plantear los límites, los límites morales y los límites de hasta dónde llegan las imágenes, qué pueden contar las imágenes, y los límites de uno mismo con el entorno, al final el límite último en la película quizás es la propia familia. El hombre puede destruir todo a su alrededor, puede manipular, pero el último límite es su propia familia. Si uno ataca a su propia familia, se ataca a sí mismo, es un poco un sentimiento de autodestrucción, y esa obsesión digamos que en este caso es una obsesión negativa en la película, quizás.

 © Good Films S.L.

© Good Films S.L.

¿Cómo surge tu interés por el cine?
 No estudié cine, estudié bellas artes, con lo cual siempre he estado fascinado con la imagen. Desde los 8 o 10 años empecé a dibujar, primero me metí más en el mundo del cómic, después en el de la pintura, y en realidad eso me llevó al cine, pero nunca pensé en dedicarme al cine, realmente hasta los 23 años más o menos, cuando estaba acabando la carrera de bellas artes, fue cuando me compré una cámara de video y empecé a experimentar, cuando me di cuenta que el audiovisual me interesaba más que las artes plásticas. Más o menos fue por esa época, no había estudiado nada de cine, me metí a trabajar en películas directamente. Empecé siendo meritorio en España, en varias películas, y al final acabé con Carlos Reygadas en México.

Plantear los límites, los límites morales y los límites de hasta dónde llegan las imágenes, qué pueden contar las imágenes, y los límites de uno mismo con el entorno

¿Qué procesos sigues para crear una historia?
 Primero durante mucho tiempo tomó notas. La verdad a veces va variando la forma del proceso de trabajo, a veces viene de una imagen, a veces viene de un concepto, a veces viene de algo que he leído, pero normalmente eso sigue con un proceso muy largo de toma de notas, tomo muchísimas ideas, notas, frases, conceptos o artículos de periódico, y leo muchos libros, más que ver películas, leo muchos libros relacionados con el tema que quiero tratar, y de eso a lo mejor pasa un año, y a partir de ahí hay un momento en el que sí veo que esté preparado para sentarme y escribir quizás lo que se llama una escaleta, un tratamiento, o un cuento corto de esa idea, y de ahí ya se va desarrollando más cada vez, hasta el guión.


¿Quiénes han sido tus mayores influencias en cuestiones de cine, de arte?
 La verdad es que no tengo influencias directas fijas, han ido cambiando a lo largo de los años. Pero sí puedo decir que la persona que siempre permanece ahí un poco y que siempre acabo revisando otra vez sus películas, es Pier Paolo Pasolini, cineasta italiano.


Trailer de Demonios tus ojos:

Perfiles, CineINSPIRAS