Se el cambio que quieres ver en el mundo: Liderazgo al estilo Gandhi

Se el cambio que quieres ver en el mundo: Liderazgo al estilo Gandhi

Hablar de Mahatma Gandhi es hablar de un icono del siglo pasado, símbolo de paz, de justicia, de vivir los ideales al límite y de literal dar la vida por lo que uno cree.


Gandhi era el contrario al estereotipo de liderazgo que común vemos, no era extrovertido más bien él se consideraba a sí mismo como tímido en extremo, no alzaba la voz, tampoco poseía una gran fuerza física ni se vestía para impresionar, era una persona humilde, sencilla y trabajadora.
 

Uno de sus legados más importantes es su frase: “Se el cambio que quieres ver en el mundo”, ya que es una invitación a transformar en nosotros mismos aquello que queremos ver reflejado en los demás, es buscar el cambio interno antes de pedir el externo, es hablar a través del ejemplo y no solo a base de palabras.

De Gandhi podemos aprender y aplicar para nuestras vidas:

La lucha por un objetivo no tiene que trasladarse al campo de la violencia física o verbal: La mejor arma para la paz es una sonrisa.

Nuestro mensaje al exterior tiene que ir en sintonía con nuestra vida interior: Si existe coherencia con lo que pensamos, decimos y hacemos, nuestras ideas y objetivos se comunican de manera más clara y creíble a los demás.

La humildad como bandera: No importa nuestro cargo, logros o condición social, siempre hay que estar dispuestos a servir, aprender, valorar, reconocer nuestros errores y no tomarnos tan en serio los elogios.

Sencillez: Vivir una vida simple, sin necesidad de darle tanta importancia a las posesiones, permite encontrar paz y enfocarnos en aquello que nos genera ese sentido de trascendencia.

Ser el cambio que queremos ver en el mundo implica compromiso, implica disciplina, coherencia, consistencia. Ser el cambio que queremos ver en el mundo no es tarea sencilla, tampoco se logra de un día para otro, pero si queremos grandes cambios y cada uno representamos ese cambio que buscamos, poco a poco, persona por persona genera un gran cambio y la sumatoria de esos cambios, generan un nuevo y mejor mundo.

Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

Donde existe vida existe ritmo: Hay estaciones para todo

Donde existe vida existe ritmo: Hay estaciones para todo