No todos los días son buenos, pero de todos los días podemos sacarle algo bueno: Seis estrategias para superar esos momentos

No todos los días son buenos, pero de todos los días podemos sacarle algo bueno: Seis estrategias para superar esos momentos

No todos los días son buenos, es una realidad. Y a veces no es por falta de empeño, disposición o voluntad propia. Factores sobran para no tener un día óptimo, desde pocas horas de sueño hasta un malestar físico o una situación desfavorable que nos sucede a nosotros o a nuestros seres queridos. 


Un mal día lo tiene cualquier, lo importante es que se quede en eso, un mal momento que a pesar de todo, buscamos las alternativas para sacarle el mayor provecho.

Cuando experimentemos días así, hay que verlos como tal y tener un plan de acción para evitar reacciones en cadena que prolongan esos malestares.

A continuación conozcamos estrategias que nos ayudarán a superar estos momentos y enfrentarlos de manera honesta y responsable:

Reconocer que es lo que nos está afectando: Saber cuál fue la causa, aceptarla y ver de qué manera la vamos a encarar para hacerla la más ligera posible.

No tratar de poner medidas radicales: Por ejemplo, estamos muy cansados, tratarlo de compensar con bebidas energéticas y cafeína nos puede generar un bienestar temporal pero cuando pasa el efecto, el rebote es peor y nos perjudica al momento de tratar de conciliar el sueño en la noche. Entonces de un día de cansancio, se puede transformar en días y generar insomnio.

Cuidar nuestras relaciones: Si en particular hay gente con la que nos cuesta más trabajo convivir que otra y que sabemos que podemos desahogarnos y decir cosas que igual no es nuestro verdadero sentir, tratar de no pasar esos momentos con ellos. Saber que es mejor esperar hasta recuperar la calma.

Saber que no somos nuestros pensamientos: Por lo general, en este tipo de días nuestros pensamientos y sentimientos son más susceptibles, no dar por hecho lo que pensamos y sentimos en esos momentos como nuestro pensar y sentir general, saber que es temporal y una vez que estemos repuestos, volveremos a nuestra mejor versión.

Tomarse un descanso: Salir a caminar, despejar la mente, buscar sonreír, algo que nos distraiga del momento actual y nos vuelva a conectar con lo que somos y queremos,

Aprovechar el momento: Suena contradictorio pero a estos malos momentos nos hacen valorar lo bueno,como la salud o el tiempo de calidad que disfrutamos con nuestros seres queridos.

No todos los días son buenos, pero de todos los días podemos sacarle algo bueno.

¿Qué pasaría si supiéramos cuando nuestro tiempo expira?, tomaríamos distintas decisiones y apreciaríamos más cada momento: Siete preguntas para aprovechar el "ahora"

¿Qué pasaría si supiéramos cuando nuestro tiempo expira?, tomaríamos distintas decisiones y apreciaríamos más cada momento: Siete preguntas para aprovechar el "ahora"

Lo que aprendemos cuando nos empezamos a valorar: Lecciones invaluables de Charles Chaplin

Lo que aprendemos cuando nos empezamos a valorar: Lecciones invaluables de Charles Chaplin