La lucha de cada proceso

Cuando enfrentamos un proceso difícil de principio a fin,
y ese proceso resultó ser exitoso,
usémoslo como recordatorio y base para saber que así es todo lo que vale la pena:
Hay entusiasmo,
luego incertidumbre,
fases de alegría, locura y tristeza,
de trabajo sin ver ni un resultado claro,
pero con la certeza que se va aprendiendo,
se va mejorando,
se va intuyendo, perfeccionado y después, se logra.
Cada proceso es único pero hay algo que nunca cambia,
siempre es una lucha y la única forma de ganar esta lucha es con trabajo, paciencia y fe.